Holiday collections: Los mejores productos de belleza para la época navideña
7 noviembre, 2017
Los secretos místicos de mi rutina de belleza
27 noviembre, 2017

Lo que no debemos usar las gordas

Desde que tengo memoria, la mayoría de las personas me ha dicho qué puedo y qué no puedo usar, como si ellos tuvieran todo el derecho de decidir lo que voy a ponerme. Si me dejara llevar por lo que dicen los demás, estaría usando una burka desde los 12 años, es más, una sábana hubiera sido mi vestido de quinceañera. Esta sociedad que todo lo sabe y sino lo inventa se ha dedicado a declararle la guerra a las gordas que hacen y usan lo que les da la gana. ¿Por qué? No estoy realmente segura, pero creo que tiene que ver con sus propias inseguridades. Estos cyberbullies dedican cada momento libre de su existencia a criticarnos, a insultarnos y a ser pasivo-agresivos (casi siempre más agresivos que pasivos), todo esto mientras se esconden detrás de un monitor.

Una red de mentiras

Es por eso que se han creado unos cuantos “mitos” sobre lo que las gordas debemos usar, sobre qué estilos nos quedan mejor, sobre si nos debemos tapar, etc. Ahora, ¿quién toma estas decisiones? ¿Existe algún tipo de congreso anti-gordas y yo no me he enterado? ¿O es que simplemente nos dejamos llevar por la presión social? Asumiendo que lo del congreso es un simple invento (si de verdad existe, alguien que me diga dónde se reúnen, por favor), puedo confirmar que nos queda la opción de la presión social. Así como yo llevo años escuchando lo que NO debo usar, imagino que muchas han pasado por lo mismo. Es así como estas mentiras se volvieron nuestro pan de cada día, escuchándolas en nuestras cabezas cada vez que veíamos un lindo bikini o un crop top.

“I felt free once I realized I was never going to fit the narrow mold that society wanted me to fit in.” – Ashley Graham

Se acabó el engaño

Por suerte, estas mentiras son solo eso, mentiras. La RAE define una mentira como una expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se piensa o se siente. Si yo me siento hermosa con una polera de rayas horizontales, ¿por qué no puedo usarla? Es hora de enfrentarnos al mundo y decirle que se vaya a…un lugar muy feo y oscuro. Es hora de usar lo que queramos, sin sentir miedo a que nos juzguen, nos insulten, nos llamen gordas o se rían. Es hora de desempolvar o ir a comprar esa minifalda, ese romper, ese pantalón de cuero, ese crop top, ese bikini, esas rayas horizontales, esos shorts, ese vestido bodycon, ese conjunto de lingerie sexy que tanto deseas. ¿Qué es lo peor que podría pasar? ¿Que te veas hermosa y sensual? ¿Que te sientas bien contigo misma? ¿Que tu confianza llegue al techo?

Quizás recibas unas cuantas miradas extrañas y con mala intención, lo importante es que no dejes que te afecten. Sé que es un proceso largo, pero poco a poco te sentirás dueña de tu cuerpo y de tu mente como para decir: FUCK YOU ALL, I’M WEARING WHATEVER THE HELL I WANT AND I FEEL LIKE A GODDESS (pardon my French). Ojo, debo recalcar que a mí me costó mucho entender esto y llegar a este punto, pero espero poder plantar esta idea en sus cabezas y que vaya creciendo poco a poco: eres hermosa, así como eres, que nadie te diga lo contrario (y si te lo dicen, por favor no les creas).

“I don’t want women to hold themselves back. I think there are too many women who are self-conscious about the way they look – the way they see themselves in the mirror.” – Ashley Graham

 

3 Comments

  1. Fefyy dice:

    AWESOME! <3

    Está bello este blog Vane (:

  2. […] algo similar, aprovechando que se viene el 2018, y que salieran poco a poco de sus cascarones: compren un bikini o un par de shorts, pónganse esa mini que tienen en el clóset desde hace años, maquíllense como diosas una vez a […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *