¿Ser o no ser modelo? Mi experiencia en el Plus Size Fashion Showroom
19 diciembre, 2017
Tendencias de moda: Verano 2018
8 enero, 2018

2017: Resumen de un año fabuloso

Otro año que se va y uno nuevo que comienza. Llegó la hora de hacer nuevos y fabulosos planes para este 2018, dejando el pasado donde pertenece. Sin embargo, antes de emprender esta nueva y genial aventura, quiero compartir con ustedes algunos de mis mejores momentos del 2017. Algunos son muy personales, pero creo que a veces es importante compartir ciertas cosas. ¡Que empiecen los recuerdos!

Fuck you, cancer!

Uno me mis mejores momentos del 2017 ocurrió a principios de año, cuando a mi esposo (todavía no nos habíamos casado) le dijeron que ya estaba en remisión del cáncer testicular que empezó en el 2016. Luego de una larga y agresiva ronda de quimio, de recolectar una cantidad absurda de dinero para hacerse un PET scan (el cual pudimos recaudar en tiempo récord gracias a la ayuda de las maravillosas personas en nuestras vidas) y de interminables otros exámenes médicos, en febrero nos dieron la increíble noticia de que estaba 100% libre de cáncer.

Creo fervientemente que la buena actitud de mi esposo durante todo el proceso fue lo que lo ayudó a salir adelante y a curarse. Además, también el apoyo que recibimos por parte de todos nuestros amigos y familiares, incluso desconocidos, fue una cosa de otro mundo.

Aunque todavía debe verse cada seis meses con un oncólogo, pudimos ponerle fin a una experiencia que, a pesar de ser muy dolorosa, nos hizo darnos cuenta de que no podemos vivir el uno sin el otro, además de hacernos crecer un montón. Pasar por situaciones similares hace que uno aprecie cada momento con esa persona y que las cosas pequeñas parezcan nimiedades. Vamos por un 2018 lleno de buena salud y buenas vibras.

Ever mine, ever thine, ever ours

¡Nos comprometimos y nos casamos! Todo pasó tan rápido que todavía no lo creo. Hay algo que deberían saber de mí: NUNCA creí en el matrimonio. Luego de ver la relación tan mala que llegaron a tener mis padres, dije que nunca me casaría. Incluso me negué por mucho tiempo a oficializar nuestra relación ya que no quería tener ninguna atadura al país porque pensaba migrar pronto. Sin embargo, cuando esa persona tan especial llega, te cambia completamente la vida y no hay nada que puedas hacer para evitarlo. Así que este señor llegó para quedarse y yo simplemente me dejé llevar.

Créanme, cuando hay amor del bueno, uno lo reconoce y no lo deja ir. Y luego de ser engañada por mis amigas llegué a la sorpresa más grande de mi vida: una propuesta de matrimonio que jamás imaginé, música, flores, mi novio vestido como nunca, el anillo de mi abuela y pare de contar. Tres meses después (y mucho estrés de por medio) llegó el día más feliz de nuestras vidas. No podría haber imaginado un día más perfecto. Y ahora me queda una eternidad a su lado.

Adiós, Venezuela. ¡Hola, Perú!

Luego de casarnos, el próximo paso era lógicamente salir de Venezuela. Luego de vivir juntos casi un año en casa de mis padres porque no teníamos ni la más leve posibilidad de tener nuestro propio departamento, decidimos que Perú era nuestra mejor opción a pesar de varios obstáculos que tuvimos en el camino hasta aquí. Finalmente, después de mucha planificación (y unas cuantas canas), en septiembre llegamos a Lima y debo admitir que, hasta ahora, ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida (además de casarme). Lima nos recibió con los brazos abiertos, hemos conocido gente maravillosa y, a pesar de estar lejos de nuestras familias y amigos, ya hemos construido un hogar en esta ciudad y estamos trabajando muy duro por tener un futuro mejor.

Dejar atrás todo lo que conoces y a tus seres queridos y meter toda tu vida en dos maletas no es nada sencillo, pero quedarse en un país ya en ruinas no era una opción. A pesar de extrañar a mi mamá, a mi hermano, a mi papá y a mis perros con cada fibra de mi ser, sé que tengo que construir una vida por mí misma y salir de Veneuzela era la única posibilidad de lograrlo.

Irónicamente y por suerte, si no me hubiera mudado a Lima, no hubiera tenido la oportunidad de conocer a un grupo de venezolanos geniales que ya considero parte de mi familia. Además, probablemente nunca hubiera empezado a modelar ni hubiera abierto este blog, así que ¡gracias, Perú!

El nacimiento de “The Bigger Mirror”

De unos años para acá vengo siguiendo muchas bloggers y modelos plus size por Instagram que me inspiran todos los días a quererme más a mí misma y a ignorar al mundo cuando dicen que no soy “normal“. Así que cuando finalmente nos mudamos decidí que era el momento perfecto para abrir el blog. Además de poder escribir más seguido, lo haría sobre mis otras pasiones: moda, maquillaje y amor propio. Mi gran objetivo con este blog y con mi cuenta de Instagram es poder inspirar a chicas como yo, así como lo hicieron esas bloggers en su momento conmigo.

Este es un proyecto muy especial y muy cercano a mi corazón, así que espero lo disfruten. Yo, por mi parte, trataré de traerles el mejor contenido, tan seguido como me sea posible. The Bigger Mirror va más allá de un blog plus size, es mi manera de aportar mi pequeño grano de arena a un mundo tan desastroso y lleno de odio.

Quiero compartir mis experiencias, mis pasiones, lo bueno, lo malo, lo genial. Gracias por el gran recibimiento que ha tenido el blog, sin ustedes no son más que palabras en el aire. Espero poder seguir compartiendo mis vivencias y locuras con ustedes por un largo tiempo.

¡Y ese fue el resumen de mis mejores momentos del 2017! ¿Cuáles fueron los tuyos? ¡Déjalos en los comentarios! Les deseo un 2018 lleno de amor y felicidad, que puedan lograr todo lo que se proponen y que siempre estén rodeados de seres queridos. ¡Feliz año a todos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *